Tal vez has estado soñando desde tu niñez que un día inventarías algo impresionante y de esa forma, empezarías tu propia compañía. O quizás aprendiste a programar cuando estabas en la universidad, con los planes de ser el arquitecto detrás del siguiente gran negocio de Internet.

A lo mejor solo te gusta tomar riesgos y te encuentras atrapado en un monótono trabajo de oficina, ansioso de tomar cualquier oportunidad que se te presente y ser dueño del negocio que siempre te habías imaginado.

¿Cómo lo sabemos? Simple. Esa es la esencia que corre por las venas de todo emprendedor. Y como compañeros que comparten el espíritu emprendedor, nos encanta animar a otros a que aprovechen todo su potencial y se lancen a emprender hoy mismo. ¿Aun no estás convencido? Te invitamos a leer cuales son las señales de que tienes un espíritu emprendedor en Gananci, para que termines de convencerte de que emprender es lo tuyo.

Ahora bien ¿por dónde empezar? No es un camino fácil, pero estos consejos te darán, sin duda alguna, una gran ventaja.

Consejo # 1

Vivimos en una era intensa que no para de cambiar a cada momento. Los mercados se estrellan. Los trabajos tradicionales desaparecen. Las industrias se han visto en la necesidad de reinventarse o morir. Pero si te consideras un emprendedor, en gran medida, ya eres dueño de tu propio destino. Y en el nuevo mundo globalizado, puedes lograr la independencia financiera a tu manera.

Tienes el poder de ser exitoso, incluso rico, si así lo deseas. Este conocimiento es clave para cualquier emprendedor y el motor que mueve la motivación de los emprendedores más exitosos. Ser dueño de tu destino, especialmente de tu destino financiero, a veces puede resultar aterrador pero también es inspirador. Usa el miedo para impulsarte a nuevas alturas que jamás habrías soñado alcanzar antes.

Consejo # 2

Si eres dueño de una nueva empresa o un negocio pequeño, puede ser difícil ver porque deberías invertir en tu marca y reputación. Es costoso y requiere de mucho tiempo. Después todo, no estás tratando de luchar contra las grandes marcas (por los momentos). Pero ¿Qué hay del futuro?, a la larga, la reputación lo es todo en el mundo de los negocios.

En resumidas cuentas, tu marca es lo que las personas piensan de ti. Si, tendrás que faltar a las reuniones de ocio y a los juegos de futbol. Si, tendrás que sacrificar algo de tu vida social. Pero si no prestas atención a los detalles (atención al cliente, como eres percibido por las personas, como la imagen de tu empresa es percibida por el mundo) no serás exitoso ¿Por qué? Porque el éxito en los negocios viene del cliente que vuelve una y otra vez.

Consejo # 3

De niños, siempre nos enseñan a no tener miedo a caer, tropezarse, levantarse e intentarlo de nuevo. No hay manera que de niños lo supiéramos todo antes de empezar a aprender, y tampoco los emprendedores. Así que escucha nuevamente los consejos de tu infancia temprana.

La clave es: nunca rendirte. Si crees que la vida te pone obstáculos o crees que ya no puedes avanzar, busca soluciones y evita cuestionarte: ‘¿Ya para qué seguir intentándolo?’. Si te tropiezas es porque así tenía que ser, las cosas pasan por algo a lo mejor tenías que toparte con eso para que pudieras saltar o rebasar el siguiente obstáculo.”

Consejo # 4

No seas un perfeccionista cuando comiences tu propia aventura de emprendimiento. Más tarde, cuando ya estés establecido, satisface a tu perfeccionista interno advocándote a mejorar tu producto y sobretodo, tu atención al cliente. Pero al principio, es más rentable y mucho mejor, intentar una y otra vez hasta que tu producto funcione correctamente.

Después de todo, el verdadero secreto reside en saber encontrar un producto que funciona, establecer un proceso cuidadosamente dirigido y con los recursos apropiados para construir tu producto, utilizar las opiniones de tus clientes mas acérrimos para mejorarlos, tener a un equipo dedicado para que le haga siempre seguimiento y de esa manera aprender nuevas maneras de cómo mejorar continuamente tu producto.

Consejo # 5

No tengas miedo a tomar riesgos y solo da tu mejor esfuerzo. Y asegúrate de que, hagas lo que hagas, eso sea tu pasión. La palabra “pasión” es un concepto muy usado en el mundo de los negocios pero cuando se trata de emprender, es una necesidad. Debes ser apasionado con el proyecto que quieres construir debido a que pasaras la mayor parte de tu tiempo trabajando en ello. Esa es la realidad de empezar y dirigir un negocio.

Pero también es un motivo de satisfacción. Millones de personas han escuchado el discurso de apertura que Steve Jobs dio en la Universidad de Stanford en Estados Unidos por una buena razón. El supo expresar como pocos, el concepto de la pasión: “Tienes que encontrar qué es lo que amas. El trabajo va a llenar gran parte de tú vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que tú consideras que es un trabajo genial.”

“Y la única forma de tener un trabajo genial es hacer lo que amas. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes.” Y ese es, el consejo más importante que podemos darte hoy: Hagas lo que hagas, asegúrate que haces lo que te gusta. No te conformes por nada menos que lo que tú crees que mereces.

Co-fundadora de CoworkingON y Link Builder. Apasionada por los idiomas, el SEO y el emprender.