Todo dueño de negocio debe ejercer distintas funciones. Para la mayoría de los empresarios, la educación es una de las grandes razones tras el éxito. Sin embargo, las mismas empresas a menudo no pueden destinar recursos a programas educativos y entrenamiento dentro de su propia sede. Entonces, cabe preguntarse ¿cómo mantener ese impulso y cómo encontrar tiempo para la educación cuando se está a cargo de una empresa?

A continuación, se detallan algunos consejos para continuar en la ruta del mejoramiento profesional cuando se es emprendedor:

1. Delegar algunas de las responsabilidades menos importantes

Hay momentos en los que resulta necesario poner en una balanza las responsabilidades y lo que se puede ganar con la educación. Independientemente del tipo de conocimiento que se esté considerando, es importante evaluar lo que se tiene que ganar y lo que se tiene que perder.

Si se tienen responsabilidades menores en la empresa, las mismas pueden delegarse a un socio de negocios o un empleado, y así se contará con tiempo disponible para el crecimiento intelectual y profesional, sin que esto resulte en grandes sacrificios al tiempo valioso de dedicación en la compañía.

2. Dar a toda la compañía un día de educación personal

El emprendedor que desee mejorar profesionalmente no debe sentirse culpable por tomar tiempo alejado de la empresa con fines educativos; especialmente si se toma en consideración que esto generará beneficios al negocio.

Sin embargo, es posible considerar establecer una política general dentro de la empresa y dar a todos los empleados un día libre para iniciar en conjunto actividades educativas, entrenamientos, seminarios o talleres.

3. Tomar una clase a la vez

Para muchos empresarios, encontrar tiempo de dedicación para la educación significa empezar poco a poco. En principio, puede parecer abrumador volver a la vida académica, bien sea para realizar una Maestría en Negocios (MBA), diplomado o cualquier otro tipo de estudios superiores que requieran asistencia de tiempo parcial, ya que esto puede generar conflicto con las múltiples responsabilidades dentro de su propia organización.

Es por ello, que se puede considerar cursar una carga baja de asignaturas o iniciar con un curso o taller, en lugar de toda la carga académica. Tal vez la idea de destinar tanto tiempo a obtener determinado título o certificado puede ser desalentadora, pero es mejor a la alternativa que sería no aprender en absoluto.

Si el interés es de emprender el camino del conocimiento, simplemente buscando la gratificación del aprendizaje y lo que se pueda aplicar a la empresa, en lugar del deseo por obtener una certificación, entonces los cursos en modalidades a distancia son una excelente opción.

4. Crear un horario para asegurarse de que se tiene tiempo para todo

Para evitar conflictos entre la vida personal, las horas de trabajo y el tiempo de dedicación al estudio, lo mejor es organizar un horario. Para que esto sea realmente efectivo es importante mapearlo todo, incluso el tiempo libre. La mayoría de los empresarios asumen que no tienen horas libres, pero podrían sorprenderse si en realidad se tomaran el tiempo para organizar sus horarios en bloques para cada actividad: personal, académica y laboral.

5. Asegurarse de contar con un sistema de apoyo

Los jefes son líderes y todo líder debe confiar en su equipo, así como en su entorno afectivo, ya que esto evitará que se sienta abrumando, una vez que se haya decidido emprender el camino del aprendizaje educativo.

Si se ha llegado al punto en el que finalmente se ha encontrado el tiempo para buscar educación adicional, entonces es importante asegurarse de contar con el apoyo de la familia, los socio del negocio o empresa y su equipo de trabajo cercano. De lo contrario, la trayectoria en esta ruta puede resultar difícil y desalentadora y, potencialmente, no sea una experiencia que rinda los frutos que se esperan.

6. No olvidar: todos los días son buenos para mejorar las capacidades y el sentido empresarial

Es importante recordar que aún cuando no sea posible tomar toda la carga académica que se desea, siempre existen oportunidades para seguir aprendiendo diariamente, ya que ser dueño de un negocio propio es la prueba definitiva.

Si no es posible embarcarse en la experiencia educativa en un futuro inmediato, el día a día laboral ofrece oportunidades para seguir puliendo habilidades y, una vez que se logre cierta estabilidad, la posibilidad de destinar tiempo para la educación se hará manifiesta, y se podrá iniciar esa etapa en la que se podrá poner en práctica los consejos anteriores.

Co-fundadora de CoworkingON y Link Builder. Apasionada por los idiomas, el SEO y el emprender.