Empresa de reciente creación

Si tienes una idea de empresa (tecnológica o no), un proyecto bastante desarrollado o ya has creado tu empresa. En todos los casos, quieres apoyo por parte de personas con experiencia para ayudarte a lanzar tus productos o servicios. Las incubadoras, aceleradoras y viveros están aquí para ayudarte en esta aventura.

Las incubadoras: empezar con tu proyecto

El objetivo de la incubadora es de apoyar la etapa de “gestación” de los proyectos innovadores. En la incubadora, lo que se hace es desarrollar y probar la innovación para adaptarla al mercado y que sea viable económicamente.

En las incubadoras, lo que importa mucho es el contacto con otras empresas más avanzadas, los contactos que podrás hacer y el apoyo a nivel legal y de creación de empresas que serán clave en el éxito de la empresa.

El periodo de incubación se puede desglosar en tres etapas:

  • Pre-incubación: afinación del plan de negocio de un proyecto emprendedor. El resultado buscado es validar el plan de negocio a través de procesos de investigación de mercados cómo encuestas personales y pruebas de mercado.
  • Incubación: El objetivo en esta etapa es conseguir los primeros clientes para que la empresa sea viable. Suele durar entre 12 y 18 meses.
  • Post-incubación: Durante este periodo, se busca fortalecer la empresa para impulsar el proyecto. Esta etapa suele durar 6 meses, pero se puede prolongar hasta tener una rentabilidad alta.

Por otra parte, existen actualmente varios tipos de incubadoras:

  • Incubadoras de “Start-ups”

Estas incubadoras están centradas en el apoyo a la constitución de empresas innovadoras. El tiempo medio de incubación es de 6 a 12 meses.

  • Incubadora de alta tecnología

Apoya la constitución de empresas en sectores avanzados, tales como tecnologías de la Información y comunicación, microelectrónica, sistemas micro-electromecánicos (MEM’S), biotecnología, alimentos y farmacéutico, entre otros. Los proyectos que ingresan a estos centros pueden tardar hasta dos años en ser incubados

Las incubadoras suelen ser privadas, aunque existen incubadoras de iniciativa pública, cómo el “Smart Lab” de Madrid Emprende.

Las aceleradoras: impulsar el crecimiento de tu proyecto

Si tu proyecto ha avanzado, que has hecho las primeras pruebas de mercado y que tal vez tienes ya una beta funcionando, entonces la aceleradora es para ti.

Las aceleradoras te ayudan a impulsar tu proyecto emprendedor, con una inversión semilla a cambio de un porcentaje de la empresa. Te ayudan en varios aspectos del desarrollo de la empresa: mentoring en las diferentes áreas de negocio, espacio físico, contactos, etc.

El objetivo es obtener un crecimiento muy alto en el menor tiempo posible. Al final del proceso de aceleración, se organiza un “Demo Day”, dónde el proyecto es presentado a inversores privados y fondos de capital riesgo.

Las aceleradoras suelen ser iniciativas privadas.

Los viveros: para proyectos ya consolidados

Los viveros de empresas, aunque suelen contar con incubadoras y espacios de coworking para proyectos de edad más temprana.

El objetivo es ofrecer al emprendedor un espacio de trabjo de bajo coste, con servicios adicionales, hasta que el proyecto de negocio tenga suficiente envergadura para seguir su camino en solitario.

Suelen ser de iniciativa pública.

Si te gusta este artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos y compañeros.

Y si buscas un vivero, aceleradora o incubadora, te recomendamos visitar la parte dedicada a este tipo de espacios en CoworkingON.

 

Diseñado por Freepik

Co-fundadora de CoworkingON y Link Builder. Apasionada por los idiomas, el SEO y el emprender.