Todos tenemos momentos en que odiamos nuestro trabajo o con quien trabajamos. Si no estás feliz en tu trabajo, estos consejos te pueden ayudar a vivir más contento. Sin embargo, cuando te sientes estresado o ansioso porque no te llevas bien con tus compañeros, o con tu mismo socio, entonces puede ser un poco más difícil resolver esta situación.

No es necesario ser mejor amigo de todos o fingir que tus compañeros son los más cercanos, pero si es importante que tengas una buena relación porque si no, no vas a disfrutar nunca de tu trabajo. Es aún más importante si la persona que te causa problemas es tu socio, pues compartes no solo tiempo, sino también dinero y metas.

Es hora de cambiar tu actitud hacía los problemas y de mejorar tu relación con los demás en tu trabajo con estos consejos:

  1. No pelees por lo que no vale la pena:

Uno de los problemas más grandes de no llevarte bien con tus compañeros o con tu socio de negocios es que existen peleas constantes. En lugar de explotar por cada desacuerdo, intenta ser la mejor persona y no pelees por cada detalle. Si evitas los disgustos explosivos no solo ahorras energía emocional, sino que puedes darte tiempo de calmarte para después comentarle a tu compañero o socio lo que te disgusta.

Hay cosas que si importan y deben ser discutidas, más no siempre deben terminar en pelea. Por otro lado, hay pequeños detalles que no necesariamente vale la pena discutir y que puedes intentar olvidar para no causar peores desacuerdos.

  1. Las emociones vienen después del horario laboral:

Si eres de las personas muy emocionales, de seguro tendrás problemas con los demás en el trabajo. Evítate los desacuerdos y malos ratos dejando de lado tus emociones. El trabajo debe ser algo apasionante para ti, pero no lo deben ser las personas con las que trabajas.

En especial es importante que evites tener muchas emociones cuando se trata de tu socio de negocios, o con tu jefe, pues ambos comparten metas en común y llevarte mal con ellos a causa de malos sentimientos te puede significar la pérdida de negocios o de tu trabajo.

  1. Ten límites claros siempre:

Muchas veces los socios tienden a ser amigos primero, si este es el caso, pon las reglas claras sobre la mesa desde el principio. Cuando estén trabajando, ambos son compañeros de trabajo y nada más, pues sino, pronto habrá momentos de discordia entre los dos.

De la misma forma, tienes que dejar límites claros con tus compañeros, pues si te ven como un amigo, pueden empezar a ignorar tus habilidades laborales, o tus responsabilidades, en especial si tú tienes un cargo más alto. No te olvides que en el trabajo nadie debe ser amigo cercano, pues esto involucra mucho las emociones y deja de lado los planes y las metas de negocios.

  1. Ve directo a la raíz del problema:

Nunca intentes resolver un problema con alguien a sus espaldas. En lugar de comentarlo a tu jefe, o a otra persona, ve primero a la persona en cuestión. A veces pensamos que hablarlo con alguien puede ser beneficioso, pero en cambio, tiende a traer más dificultades al involucrar a terceros y se pueden crear rumores o malentendidos.

El momento de tomar el camino profesional que siempre quisiste es ahora, así que no permitas que los problemas con tu socio o con tus compañeros de trabajo te lo impidan. Si no sabes como ser proactivo, aquí puedes ver consejos para ser un mejor líder, pero siempre ten en cuenta estos puntos antes de buscar peleas con los demás en el trabajo.

Co-fundadora de CoworkingON y Link Builder. Apasionada por los idiomas, el SEO y el emprender.