Tal como indica Gananci, no todos los emprendimientos deben ser aburridos. Por ello, nos propone una serie de negocios que son creativos y únicos.

Una de las tendencias que intenta destacarse por la originalidad es el diseño de ropa, en el cual cada quien busca reflejar a través de su vestuario un poco de su personalidad.

Por medio de la vestimentas muchas personas buscan hoy día demostrar exclusividad. Es por ello que las propuestas emergentes cobran valor, especialmente entre quienes no quieren llevar prendas reproducidas en cantidades ilimitadas.

Las casas de modas más renombradas continúan ocupando un lugar prominente en el mundo de la moda. No obstante, no todos tienen acceso a estas creaciones dados los altos costos de las mismas.

Hoy día contamos con más alternativas, ya que están surgiendo muchas propuestas de diseñadores, quienes buscan ofrecer algo único y a un precio asequible.

Todo esto evidencia que el comportamiento de los consumidores fashionistas ha cambiado en este siglo, y el vestir se ha convertido en una forma para marcar una diferencia. Esto se observa generalmente entre quienes forman parte de la generación Y y la Z.

Si has considerado emprender en este negocio, o ya lo has decidido, queremos compartir contigo una serie de consejos para que aprendas cómo emprender en el mundo del diseño de ropa.

¿Cómo empiezo?

Genera un nombre original: pero sobre todo que logre atraer al público que has decidido vestir. Muchos de los diseñadores le asignan sus propios nombres a sus negocios, otros crean otro tipo de nombres más relacionados con el concepto que manejan. Sin embargo, lo que es verdaderamente relevante es que puedas crear un nombre que sea capaz de hablar por sí sólo de lo que haces.

Crear un logotipo atractivo: el cual pueda ser visto por tu público y este sea capaz de asociarlo a tu nombre o a tu negocio.

Trabajar bajo un concepto: por el hecho de ser un diseñador no quiere decir que tengas que confeccionar o crear piezas para todo el mundo. En realidad, la mayoría de las casas de diseño están orientadas hacia un tipo de público, lo cual no quiere decir tampoco que estén agotadas todas las posibilidades de creación y que ya no harás nada más, sino que al enfocarte en un solo consumidor te permitirá tener cierto respeto en ese mercado. A través de las prendas que generes buscarás que tu consumidor elegido sienta determinadas emociones y esa es la guía para descubrir cuál es el concepto de tu marca. Este concepto también te permitirá diferenciarte en ese mundo competitivo y te será útil cuando diseñes tus estrategias de mercadeo. A partir de allí, todo lo que hagas debe estar relacionado con dicho concepto, es decir, las telas que escojas, los modelos, el tipo de cortes que emplees, y todo lo demás.

Registrar el nombre: que has escogido para tu marca, no sólo a nivel legal, sino también en los espacios con los cuales trabajes en línea. Para ello debes primero verificar que está disponible y reservar un dominio y un hosting para tu negocio.

¿Qué más necesita mi negocio?

  1. Personal directivo: tanto para el área de creatividad, como para el área de marketing y ventas. Lo recomendable en este tipo de negocios es asociarse con otro diseñador, o contratar un equipo para que se encargue de generar lo dibujos que van a inspirar las creaciones. Muchas veces este trabajo lo realiza el propio diseñador, propietario de la marca.

No obstante, lo que sí es recomendable es que haya un departamento encargado de marketing y ventas para que el propietario no se sienta estresado con tantas labores y pueda crear más tranquilamente. Lo ideal es que todo el personal trabaje bajo el mismo concepto y no de manera independiente, ya que se trata de la representación de una marca.

  1. Guías de diseño: o patrones, los cuales puedes adquirir en algunas tiendas y utilizarlos para guiarte, jamás para trazarlos igual ya que este tipo de negocios se caracteriza por la originalidad. Otra opción es contratar los servicios de un modista para que los realice. Sin embargo, seguramente querrás ahorrar algo de dinero mientras inicias tu emprendimiento, así que otra de las alternativas es descargar los patrones de algunos sitios en línea que disponen de muestras gratis.

  2. Un portafolio: con las muestras de las telas que emplearás para tus diseños, y que puedes comprar en tiendas alrededor a tu localidad, o si deseas también puedes adquirirlas a través de tiendas en línea dedicadas a este rubro. De esta manera podrías garantizar que tus prendas son confeccionadas de forma exclusiva, con materiales que no están en la zona que frecuentan tus clientes.

  3. Una máquina: con la cual puedas confeccionar las prendas que diseñes. Aunque no todos los diseñadores se dedican a ello, tú podrías aprender y ahorrar dinero de esa manera. En línea también puedes encontrar de clases gratuitas. Lo más recomendable es que puedas construir un taller propio para tu marca, ya que de todos modos vas a necesitar de un espacio para almacenar las telas, maniquíes, entre otros.

  4. Una tienda en físico: para exhibir tus creaciones. El reto que esto podría representar es que tendrías que dejar a una persona al frente para tú poderte dedicar a diseñar el vestuario. Además de ello, esto también significaría que tendrías que pagar gastos extras para rentar el espacio, si no dispones de uno. Lo recomendable en este caso sería abrir una tienda en físico cuando tu negocio haya crecido lo suficiente. Mientras tanto, podrías vender las prendas a través de una tienda en línea.

  5. Tienda en línea: esta es una de las mejores opciones, considerando también que las generaciones actuales realizan la mayoría de sus compras por este medio. Para hacerlo realidad necesitarás un dominio, un hosting, un buen diseño –que vaya a tono con el concepto que maneja la marca-, así como también es importante que la página ofrezca varias alternativas para el pago y una forma de hacer llegar la mercancía a quienes compren.

Con la aplicación de los consejos que te hemos dado, seguramente podrás emprender tu negocio de diseño de ropa de manera exitosa. Recuerda ser responsable si decides vender en línea y hacer llegar los pedidos a las personas en el tiempo estipulado, así podrás asegurarte que tus clientes felices volverán a tu tienda por más diseños únicos.