Young business people meeting around table

La superficie de la oficina es uno de los mayores gastos que tienen que afrontar hoy en día las empresas. Con la crisis económica, muchas empresas tienen espacio disponible sin usar. ¿Porque no aprovechar para compartirlo con otras empresas y así poder generar colaboración y nuevas ideas que pueden aprovechar ambos negocios.

Pero ¿cuales son en detalles las ventajas de compartir la oficina? ¿cómo hacerlo? Te lo explicamos todo aquí.

¿Cuales son las ventajas de compartir su oficina?

  1. Generar ingresos adicionales

La ventaja más evidente de compartir oficina es por supuesto el ingreso extra que eso te puede suponer. Gracias al alquiler de una parte de tu oficina, podrás generar un ingreso extra que será fijo, sin necesidad de hacer mucho.

Gracias a sitios web cómo CoworkingON, podrás publicar un anuncio de tu oficina compartida de manera fácil y rápida para encontrar personas que puedan venir a trabajar en tu oficina

  1. Mejorar la competitividad de tu empresa

Gracias al contacto con otras empresas, podrás acceder a recursos de manera mucho más rápida, ya bien sea hablando con los compañeros de la otra empresa o bien intercambiando clientes.

Por ejemplo, si tienes una empresa de diseño y compartes la oficina con una empresa de marketing online, podéis referir los clientes del uno al otro para que todos salgan beneficiarios.

¿Cómo compartir tu oficina?

Te has decidido: vas a compartir tu oficina. Pero a nivel legal, ¿cómo funciona? ¿qué tipo de contrato es necesario?

No hay forma “fijada” para el contrato que debes hacer para la oficina. Existen varias posibilidades:

  1. El proprietario hace directamente varios contratos de alquiler a las empresas

Una de las formas más sencillas para compartir la oficina es que el proprietario haga varios contratos de alquiler, un contrato por empresa. En este caso, la empresa se tendrá que quedar por lo menos 6 meses, porque sino no te compensará negociar con el proprietario, redactar un nuevo contrato, etc si la empresa tiene en mente quedarse un mes o dos

  1. Contrato de servicios

Es la formula adoptada por la mayoría de los espacios de coworking, y el contrato que te hacen los centros de negocios. En este caso, tendrás que proporcionar uno o varios servicios, cómo es la conexión electrica, el wifi, telefóno, espacio para comida, etc.

  1. Subarriendo de la oficina

Antes de nada, tienes que mirar tu contrato de alquiler y ver si no se te prohibe el subarriendo, bajo sanción de nulidad. En el caso de que no figure, no necesitarás permiso del arrendador, aunque si tienes obligación de comunicarle el subarriendo.

En este caso, nos encontramos con dos relaciones contractuales distintas pero entrelazadas:

1ª.- La del ARRENDADOR (o dueño) del local de negocio que hace un contrato de alquiler del local con una persona que se denomina ARRENDATARIO.

2ª.- La del arrendatario cuando a su vez vuelve a alquilar el local con una tercera persona, lo llamaremos SUBARRENDADOR y esa tercera persona SUBARRENDATARIO.

En caso general, te recomendamos pedir consejo a un abogado. En CoworkingON, te gestionamos todo para que el compartir tu oficina sea lo más sencillo y lo más sencillo posible.

¿Te animas a generar ingresos extras con nosotros?

Co-fundadora de CoworkingON y Link Builder. Apasionada por los idiomas, el SEO y el emprender.